viernes, 27 de noviembre de 2009

25 actitudes de un hombre para sacar corriendo a una mujer...PARTE 2


11. EL MACHISTA

La palabra preferida de este man es YO, hace alarde de su condición y su premisa es “todas las mujeres son brutas”. El centro de su vida es su pene, cree que la mujer es un trofeo para prolongar su apellido y en pocas palabras su sirvienta. Es celoso, no quiere a los amigos de su novia, desprecia y hasta se burla de las opiniones de ella frente a los demás. Es el insensible que no llora ni deja salir su lado femenino porque su virilidad queda en entredicho.

12. EL SOBRAO

Señores, en una pareja la mujer es la linda por excelencia, entonces no pose de churro así lo sea ni se sienta el más deseado por todas. Este tipo de hombre es el ‘chicanero’ que afirma estar bien dotado, ser el mejor en la cama y tiene la costumbre de contar con cuántas mujeres ha estado. Como está seguro de su condición, tiene un decálogo de conquista y entre sus frases más comunes está “¿por qué no nos vamos a un lugar más privado?”.

13. EL ROMANTICISMO EXTREMO

Algunos hombres no ahorran esfuerzos para colmar de cariño a su mujer y ven todo color de rosa. Pero esto puede desenamorarla pues llegan a parecerse a la vieja intensa que llama cada 15 minutos y dejan ver su lado patético hablándole con voz de niño consentido y acento de ‘Teletubbie’. Este romanticón escribe poesías inspiradas en versos clásicos y para celebrar cada ‘cumplemés’ le hace un acróstico con decoración prediseñada en Internet.

14. EL MAL POLVO

Este es un punto totalmente subjetivo y por eso solo enumeramos algunas características que pueden señalarlo como uno más. Por ejemplo, dejarse el reloj y las medias puestas, dormirse después de. . ., ser poco creativo, olvidar que ella existe y creer que solo basta decir “atiéndeme”, pensar y hablar sucio pero de práctica nada, correr a bañarse, tener espejos para saber cómo luce en acción y ser, en términos científicos, eyaculador precoz.

15. LA BOFONERÍA

Si su frase para romper el hielo es “oye, te sabes el último chiste de. . .”, puede ser considerado el payaso que consigue todo a punta de bromas. Recuerde que a las mujeres les encanta que les conversen y bien, y con chistes flojos sobre la suegra o anécdotas sexuales, alternados con una intensa bailada que las deja mareadas, nunca será el alma de la fiesta y muchos menos va a coronar.

16. EL INDESISO

Este tipo de hombre fue el que respondió en el anuario del colegio a las aspiraciones con “ninguna” y la carrera que iba a estudiar con “no sé”. Con el paso del tiempo se convirtió en profesional porque alguien le recomendó la carrera y su expresión favorita es “estoy confundido”. En el amor es lo mismo y es de los que no se atreven a terminar una relación, cuando la comienza, y el argumento principal es que necesita tiempo para él.

17. EL MUJERIEGO

El tipo perro no desperdicia ocasión para coquetear, llega al límite de no respetar ni a la mejor amiga de la novia o a la mujer del socio. Este personaje tiene todas las mañas para no dejarse pillar, disfruta diciéndole cuentos reforzados a todas (que al final le creen) y piensa que nunca será víctima de su propio invento. Para todo esto, tiene un amigote cómplice que se encarga de conseguirle el ‘bagrecito’ de turno y casi siempre es peor que él.

18. EL BORRACHO

A las mujeres les dicen que es mejor desvestir borrachos que vestir santos, pero sin exagerar. El hombre amigo de empinar el codo cada viernes con los amigos de la oficina espanta a cualquiera. Pero la tapa es cuando ella se convierte en la que le lidia las perras al tipo, lo lleva, lo trae, le quita la ropa y lo acuesta. Esto incluye ‘showcito’, guayabo con amnesia y mucha ira en las mujeres porque lo que tampoco consienten es que ellos se emborrachen primero que ellas.

19. LA INUTILIDAD

El caso de la telenovela es verídico, existen tipos buenos para nada y sin alma para darse cuenta de que pueden mejorar en algo su vida. Ojo con esto, porque abundan los hombres que nunca han cambiado un bombillo, que no saben cómo funcionan los botones de la estufa y si se quedan solos se vuelven los reyes del domicilio. Pero el inútil que las saca corriendo es el que no puede aspirar a un ascenso o un progreso laboral porque mentalmente llegó a su tope.

20. EL LUZ DE LA CALLE, OSCURIDAD DE LA CASA

El clásico hombre con dos caras que en la oficina, ante los amigos y familiares es el tipo más querido, de quien nadie duda y tiene fama de ser el mejor tipo. Es más, la suegra lo quiere más que la novia o la esposa. Pero cuando cruza la puerta se vuelve silencioso, si le preguntan qué le pasa responde “nada” y casi nunca su mujer sabe qué está pensando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada